COMPRAR, ALQUILAR O HACER A MEDIDA

Estas son las tres opciones que habrá en El Showroom de Ladybug. Como ya hemos anunciado en nuestras redes sociales (facebook y twitter) a mediados de Septiembre abriremos nuestro propio showroom en pleno centro de Salamanca. Pero Ladybug no estará sola… ¡Otras marcas nos acompañarán en este nuevo proyecto que afrontamos con mucha ilusión! Tendremos 3 firmas de tocados: Las 5 en Punto, Olivia&Cloe y Alce Doce Diez; otras 3 de accesorios: Jéssica de Diego, Romi Santander y Miss Pupitas; y dos marcas de ropa: Trinidad Castillo y Panambi. Dedicaremos un post a cada marca para que podáis conocerlas más a fondo.

Hoy os queremos explicar las ventajas e inconvenientes de cada opción: comprar, alquilar o hacerte tu “Ladybug” a medida.

La principal ventaja de COMPRAR un vestido ya confeccionado es que puedes probártelo y ver cómo te queda. Evidentemente el precio de un vestido confeccionado es menor que el de un vestido a medida, aunque los arreglos se cobran aparte, el precio es muy asequible (¡y sobre todo si son de outlet!). Un gran inconveniente es la disponibilidad: no todos los modelos están en todas las tallas por lo que puede que el vestido te encante pero no haya tu talla. Si tienes una 38 y queda un vestido de la talla 40 se puede arreglar sin problema pero al revés es casi imposible ya que en confección solo se deja 1 cm de costura por lo que sacar 4 cm que es lo que aumenta cada talla.

999107_10151562421291331_1589932853_n

ALQUILAR un vestido tiene la clara ventaja del precio: puedes tener un vestido de gran calidad por muy poco dinero. Pero como en la opción anterior existe el problema de las tallas; además en el caso del alquiler el vestido no se podrá arreglar. Si el vestido te queda perfecto pero sabes que te lo vas a poner únicamente en esa ocasión… ¡Alquílalo! Te sale más económico, te evitas llevarlo a la tintorería ya que de eso nos encargaremos nosotros y no te ocupará espacio en el armario. Si piensas que es un vestido que puedes ponerte en diferentes ocasiones y además te gustaría meter un poquito el bajo o quitar la manga… ¡Cómpralo! Podrás hacer ese pequeño arreglo que hará que vayas más a gusto y si te lo pones dos veces ya te compensa. ¡Ojo! Quién alquila un vestido, como quién alquila una casa, no se convierte en el propietario pero como todo “inquilino” tiene unas responsabilidades derivadas del uso que hace, en este caso, de su vestido: si el vestido se rompe o se quema habrá que pagar el precio completo de venta.

1175476_10151562420621331_499816930_n

La mayor ventaja de HACERTE UN LADYBUG A MEDIDA es la posibilidad de adaptar un modelo de cualquier colección a tu cuerpo y a tu gusto: modificar la falda, quitar o poner mangas, bajar o subir el escote, hacerlo en otro color, en otro tejido… En definitiva… ¡Hacerte un vestido exclusivo! El inconveniente es (como en las anteriores opciones) que a veces no puedes probarte el modelo porque es de una colección pasada y ya no está disponible o simplemente no hay tu talla; muchas personas nunca se han hecho un vestido a medida y no saben si acertarán en la elección del modelo pero en Ladybug asesoramos sobre los modelos y los tejidos que favorecen a cada clienta dependiendo de su silueta y su fisionomía. ¿El precio es un inconveniente? Depende de cómo valores tú la exclusividad. Un vestido a medida tiene un coste más elevado que un vestido confeccionado puesto que el tiempo empleado en su elaboración es mucho mayor: hay un asesoramiento previo, cambios y adaptaciones de patrones y pruebas en las cuales se va adaptando el vestido al cuerpo de la clienta para que quede perfecto y a su gusto. Un Ladybug a medida oscila desde los 180 € a los 300 € dependiendo del modelo y el tejido y de las modificaciones de patrón que la clienta quiera realizar. En Ladybug no copiamos: si una clienta viene con un recorte de una revista y nos pide “algo así”, se ha equivocado de sitio. El estilo y la filosofía de la marca son claros y aunque podemos hacer ciertas modificaciones en nuestros patrones, tiene que ser un Ladybug en esencia. ¿A quién recomendaría la opción de hacerse un vestido a medida? A casi todo el mundo… Si tienes un evento especial como la boda de algún familiar o de una amiga íntima y quieres asegurarte no coincidir con nadie vestida igual y además tener un vestido original y personalizado… ¡Encarga tu vestido a medida! Si tienes una silueta o una talla que te dificulta encontrar un vestido apropiado… ¡Encarga tu vestido a medida!

Después de analizar cada una de las opciones ahora te toca a ti decidir cuál es la opción que prefieres; te recomendamos que te hagas estas preguntas: ¿Qué presupuesto tengo? / ¿Me valen y me gustan los “Ladybugs” ya confeccionados? / ¿Quiero algo exclusivo y tengo una idea muy clara para ese evento tan importante? /¿En cuántas ocasiones me voy a poner mi “Ladybug”?

Y colorín, colorado, este post se ha acabado!

Espero vuestros comentarios diciéndome con qué opción os quedáis vosotras!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s